El cocodrilo se metió en la cueva…

coco
… No creo que haya una sola madre o padre en la sala (y me atravería a incluir a los abuelos) que no sepa cómo continúa la canción. Decid la verdad, ahora estáis todos tatareando: de pronto asomó la cabeza… pero no sigo que me emociono y pierdo los papeles. La primera vez que me di cuenta de que iba SOLA en el coche escuchando los Cantajuegos (sí, ya sé que acababa de dejar al canijo con su abuela, pero la realidad es esa, ya estaba sola) me prometí que no volvería a cantar sus canciones si no estaba con Hugo. Sobre todo por una cuestión de salud mental. Además, he oído que si escuchas más de 100 veces seguidas el CD, el coche explota. Nosotros ya vamos por la 99, cuando lleguemos a la centena os lo cuento.

Bueno, como ya imaginaréis a estas alturas, mi hijo también es un fan incondicional de los Cantajuegos. Siempre que hablo con otros padres de este fenómeno musical llegamos a la misma conclusión: parece mentira que con el éxito de ventas que tienen los dvd, la producción siga siendo tan cutre modesta, aunque es indiscutible que a los niños les vuelve locos. Por cierto, malas buenas noticias: el 18 de junio saldrá a la venta el volumen 9.

cosquillas

Este fin de semana hemos ido a ver su espectáculo Cosquillas al Nuevo Teatro Alcalá de Madrid (si vivís en Avilés, Pamplona o Burgos todavía estáis a tiempo de ir a verlos) y me ha sorprendido mucho la reacción que tuvo mi pequeño durante la actuación. A pesar de ser un niño muy expresivo, se quedó petrificado mirando el escenario, creo que no se podía creer que Coco y el burrito Pepe estuvieran ahí de verdad, y hablándole. Demasiadas emociones! Pasados más de 40 minutos conseguimos que bailase un par de canciones pero eso sí, sin quitar la vista ni un instante del escenario.

Al principio pensé que le había dado algo (incluso le pellizqué para ver si se quejaba), pero cuando comprobé que el 80% de los niños del público estaban igual que él lo vi claro, o habían liberado alguna droga por los canales de ventilación que solo afectaba a personitas con menos de un metro de estatura o estos pequeños estaban absolutamente cautivados por la magia del directo, de la música y del teatro. Como la segunda opción me parecía mucho más atractiva, la dí por válida y me pasé 90 minutos embelesada ante la emoción que mi hijo estaba experimentando.

Por suerte, cuando salimos del teatro recuperó su ritmo cardiaco habitual y, ahora sí, nos contó emocionado que le había encantado bailar y cantar con los Cantajuegos… Y vuestros pequeños, ¿cómo reaccionaron la primera vez que fueron a un concierto?

la foto

About these ads

23 pensamientos en “El cocodrilo se metió en la cueva…

  1. Pingback: Peque Agenda! 11-13 de octubre | Una mamá en la luna

  2. Pingback: Peque Agenda! 18-20 de octubre | Una mamá en la luna

  3. Pingback: Peque Agenda! 8-10 de noviembre | Una mamá en la luna

  4. Pingback: Peque Agenda! 15-17 de noviembre | Una mamá en la luna

  5. Pingback: Peque Agenda! 22-24 de noviembre | Una mamá en la luna

  6. Pingback: Peque Agenda! 29 nov – 1dic | Una mamá en la luna

  7. Pingback: Peque Agenda! 6-8 diciembre | Una mamá en la luna

  8. Pingback: Peque Agenda! 13-15 diciembre | Una mamá en la luna

  9. Pingback: A divertirse, nuevo espectáculo de los CantaJuegos | Una mamá en la luna

  10. Pingback: Peque Agenda! 25-27 de octubre | Una mamá en la luna

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s