Etapas y signos de alerta en el desarrollo del habla

El desarrollo del habla es una de las etapas que más nos preocupan a los padres en los primeros años de vida de nuestros hijos. En la Charla Selenita de esta semana hablamos con los pediatras Antonio Guijarro Jiménez, presidente de la Sociedad Española de Puericultura, e Inmaculada Espejo Pareja, secretaria general de la Sociedad Española de Puericultura, para conocer las características de cada etapa de desarrollo y detectar ante qué signos debemos preocuparnos.

Opened book with flying letters

¿Cuáles son los primeros sonidos que suelen emitir los bebés?
El lenguaje hay que entenderlo como un modo de comunicación muy complejo por el que formulamos emociones y pensamientos, y los transmitimos a otras personas ya en forma escrita, por gestos u oral. El lenguaje oral, por tanto, sería una variedad de lenguaje que se transmite por el habla como producción de sonidos.

El primer sonido que emite un bebé es el llanto, de esta manera se comunica desde el principio con sus padres y transmite si tiene hambre, sueño, dolor, etc. Hacia las 8 semanas comienzan con el gorjeo que es una especie de articulación imperfecta del habla, en la fase pre-lingüista, con sonidos guturales breves con vocales habitualmente: a, i. Hacia las 12 semanas el bebé, cuando los padres lo tumban boca arriba y se acercan para hablarle, experimenta el llamado complejo de animación, con agitación motora y emisión de dicho gorjeos ya un poco más elaborados.

¿Cuáles son las principales fases del desarrollo del habla?
– 0-1.5 meses:
 Vocalizaciones, llanto. Se asustan con los ruidos y se tranquilizan con voces familiares, fundamentalmente de la madre.

– 1.5-4 meses: Gorjeo (sonidos guturales simples ), risas y reaccionan cuando se les habla.

– 4-6 meses: Juego con vocales: ajo, ago.

– 6-10 meses: Balbuceo (reduplicado o canónico, sílabas con consonante y vocal como tatá o mamá) e imitación de sonidos. Entre los 6- 8 meses conoce su nombre y hacia los 9 meses suelen saber lo que significa la palabra no.

– 10-14 meses: Primeras palabras, balbuceo no reduplicado o variado (a-ba-tá, e-bibí) y balbuceo modulado o jerga (parecen frases pero no tienen sentido). Hacia el año el vocabulario es muy corto con pocos vocablos : tata, nene, mama, papa. En ocasiones parece que “se paran en esta fase “ y hablan menos pero solo es transitorio.

– 14-18 meses: Jerga más elaborada. Es un lenguaje ininteligible para los adultos; los niños imitan el lenguaje de los primeros con entonación pero sin ningún sentido. Protopalabras (ya tienen significado, por ejemplo  guau por perro o tete por hermano), suelen manejar unas 50.

– 18-20 meses: Vocabulario infantil con muy pocas palabras, de 50 a unos cientos. Señalan objetos y cosas de su interés y pueden juntar dos palabras

– 2-3 años: Comprenden las instrucciones de los adultos, juntan 2 o 3 palabras para formar frases, tienen pequeñas conversaciones sobre lo que les interesa ya que utilizan el lenguaje para sus propósitos. Les entienden los adultos y les gustan los juegos imaginativos.

– 3-4 años: Comprenden muy bien el vocabulario de su lengua materna y siguen instrucciones de los adultos. Hasta los 5 años adquiere unas 500-600 palabras por año, es esta la fase de los ¿por qué?, que les ayuda a ampliar su lenguaje. Hacen muchas preguntas, frases de 5 o más palabras y usan el lenguaje para expresar emociones.

– 4-5 años: Empiezan a escribir, usan frases con 7 u 8 palabras y entienden unas 10.000 palabras. Dicen unas 1000-2000 palabras, preguntan el significado de palabras nuevas y van relacionándose con otros niños.

¿Cuál es la etapa más importante?
Todas son muy importantes y en cada una de ellas hay diferentes hitos, como etapa de maduración psicomotora más intensa podríamos hablar del primer año de vida

Entre unos niños y otros puede haber mucha diferencia, ¿a qué es debido?
En el primer año de vida el niño no comprende las palabras de su madre, sino que capta la carga afectiva de la misma y esto le hace reaccionar. Hay muchas variaciones individuales y la maduración es distinta de unos niños a otros, lo importante es que exista esta interrelación madre-hijo y que aunque tarde algo más el niño llegue a una madurez normal, en este caso del lenguaje .

¿Qué señales nos pueden advertir de que su desarrollo del habla puede estar siendo deficitario?
En general cuando la evolución es más lenta de lo que corresponde a cada edad pero puede haber grandes variaciones individuales.
Para que haya una maduración normal del lenguaje son precisas: normalidad neurológica, capacidad cognitiva, audición normal, madurez normal para la edad, buena relación madre-niño y después en el entorno. Cualquier alteración de los puntos anteriores producirá déficits del lenguaje.

El no entender ordenes sencillas puede ser por sorderas o por trastornos del lenguaje. Hay que prestar sobretodo atención a dos posibles patologías:

– Hipoacusias: Problemas de audición (sorderas) que conviene estudiar ante las primeras  sospechas.

– Tartamudeo: Aunque hacia los 2 o 3 años suele ser funcional. Es más frecuente en niños que en niñas y sobre todo cuando están más nerviosos y cansados.

La derivación a los distintos especialistas debe ser lo más precoz posible, ante la más mínima duda, y esta es una labor que hacen los pediatras y puericultores cuando son consultados.

¿Cuándo deberíamos preocuparnos?
Las alteraciones del lenguaje se asocian a otros problemas neurológicos y psicomotores. Según el Dr Darío Fernández Delgado, logopeda y médico puericultor, los signos de Alarma son :

– En el primer año: retraso psicomotor grave, ausencia de la sonrisa social, ausencia de reacción a sonidos y/o voz, reacción paradójica a los sonidos, es decir reacciona frente a los de intensidad baja y parece que no oye los de fuerte, desconexión del medio, alteraciones faciales (implantación baja de orejas, fisuras en paladar…), pulgar aprisionado por los demás dedos, persistencia de reflejos primarios que ya habrían tenido que desaparecer, como el de Moro…

– Del primero al segundo año: además de los anteriores; tiene más de 14 meses y no dice sus primeras palabras. Con 20 meses solo hace frases de una sola palabra. No reacciona ni comprende una orden sencilla, babeo persistente y no tiene conductas de anticipación (abrir la boca al acercar la cuchara), no imita acciones sencillas, no señala cuando quiere algo ni cuando lo pide y no mira conjuntamente con un adulto algún objeto.

– Del segundo al tercer año: además de los anteriores; frases con menos de dos palabras, desorganización de las frases, uso inadecuado de los pronombres, errores en la pronunciación, cambiar letras por otrase, rrores semánticos (mesa por silla, sol por luna…), no comprende dos órdenes sencillas seguidas, problemas respiratorios, anomalías de la cavidad oral, alteraciones en la deglución…

– Del tercer al cuarto año: además de los anteriores; tartamudeo, trastornos de la pronunciación, frases con menos de 3 palabras, no hace frases compuestas, ecolalia (repite la palabra que ha dicho otra persona), disfonía (alteraciones de la voz), uso ineficaz del lenguaje.

– A partir de los cinco años: además de los anteriores; dificultades en la preescritura y prelectura, coge mal el lápiz, verborrea (habla mucho pero sin contenido), mutismo selectivo (habla en casa pero no fuera), evita articular determinadas palabras, conversaciones de un solo tema, lenguaje correcto pero extravagante y pedante, tono de voz extraño, monocorde o cantarín.

¿Hay algún tipo de juego que podamos hacer en casa para favorecer el desarrollo del habla?
La comunicación con el niño desde los primeros momentos sería el mejor juego, también leer cuentos preguntándoles por los dibujos.

Y para terminar, una curiosidad, ¿por qué las niñas hablan antes que los niños?
Esto ocurre en las primeras fases de adquisición de nuevas palabras, hacia el año de vida. Se cree que el núcleo caudado, que es uno de los ganglios basales del cerebro y relacionado con las emociones y el lenguaje, es mayor en las niñas y los estrógenos (hormonas femeninas ) tienen un papel facilitador para la mayor madurez y desarrollo cerebral.

Anuncios

3 pensamientos en “Etapas y signos de alerta en el desarrollo del habla

  1. Por favor, no pongas el signo de alarma en que el niño tartamudee entre los 2 y 3año. Ese tartamudeo se piensa que suele producirse porque la comprensión y elaboración del lenguaje es mayor y más rápida que la expresión (piensa en cuando has pasado un día fantástico con un montón de cosas que contar y solo te dejan 5 minutos para hacerlo, para que te hagas una idea de la situación).

    Es más, los padres deberían obviar ese tartamudeo. Y si les preocupa, deberían acudir a un logopeda que hará terapia con los padres principalmente más que con el niño, ya que la tartamudez suele tener un fuerte componente social.

    Además de las hipoacusias, es necesario descartar otros problemas de tipo físico-fisiológico como la hipertrofia adenoidea (vegetaciones), anquiloglosia (frenillo lingual corto), paladar ojival (alto), deglución correcta…

    Y aunque lo has citado, creo que conviene aclarar que también hay que descartar lesiones neurológicas, discapacidad intelectual o trastornos como el autismo (TEA).

    La de privación sociocultural o ciertas formas de bilingüismo también pueden dar lugar a retrasos del lenguaje.

    En fin, siento en rollo, pero es que me toca de cerca 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s