Trucos para negociar con tus hijos

No me gusta imponer las cosas a mi hijo. Tanto su padre como yo siempre intentamos razonar nuestras decisiones y hacerle entender el porqué de nuestros motivos. Sin embargo, hay ocasiones en las que da igual lo que le digas, su cabecita se cierra en banda y no atiende a razones.

Eso está pasando últimamente en casa. Desde hace unas semanas, cada madrugada escuchamos un pequeños pasos por las escaleras, que acaban con unas manitas trepando por nuestra cama. Hugo nunca ha tenido problemas para dormir solo pero parece que ha decidido que nuestra habitación ahora le gusta más.

Le hemos explicado que ya es mayor y tiene que dormir en su cuarto y que además de esa manera todos descansamos mejor (respeto a quien le guste el colecho, por supuesto, pero para mí es sinónimo de sueño y de dolor de espalda). Él asiente convencido de que tenemos razón pero cada noche vuelve a colarse en nuestra cama.

Llegados a este punto solo nos queda negociar. El otro día hablando con una amiga me contó su experiencia y me dio un consejo tan útil que lo quiero compartir con vosotros: hacer una tabla de comportamiento. Es muy sencillo, primero tenemos que dibujar juntos en una cartulina el logro que queremos conseguir (en este caso, que duerma solo en su cama) y a continuación decidir juntos el premio que conseguirá si lo logra. Una vez establecida la meta (por ejemplo, que duerma solo cinco noches), la rutina es sencilla: Cada mañana, si lo ha conseguido, marcaremos juntos con una cara sonriente en la cartulina y cuando haya alcanzado la meta iremos juntos a por su regalo.

En casa hemos añadido una pequeña modificación, como cinco días nos parece mucho, hemos incorporado otra recompensa: cuando lleve tres caras sonrientes podrá elegir la cena de ese día. Así conseguirá una gratificación antes y verá que la meta final no es tan difícil de lograr.

Todavía no lo hemos aplicado, ya os iré contando si nos funciona, pero antes decidme vuestros trucos para esas “negociaciones” con los peques de la casa.

ID-100146537

Anuncios

8 pensamientos en “Trucos para negociar con tus hijos

  1. la mía no te va a gustar, porque yo lo que hacía cada vez que mi hija venía en mitad de la noche era llevarla de nuevo a su cama, y decirle que a dormir y punto, los primeros dos días o así lloraba y no podía creerlo, pero luego asumió que así era la cosa, ella se levantaba y yo la volvía a meter en su cama, las veces que hiciera falta… y es que no se lo permití al mayor ni a la peque tampoco, soy absolutamente incapaz de dormir con marido e hijo metidos en la cama… y si yo no duermo luego todo va mal… hay quien puede, me parece maravilloso, es más hay quien ni se entera de que se le meten en la cama, yo lo único que siento es envidia de que duerman tan requetebien!!! pero la recompensa me parece muy bien seguro que te funciona!!! los niños son los mejores negociantes del mundo!!!

    • Si que me gusta Manuela, de hecho esa suele ser mi manera de proceder. Me pasa igual que a ti, solo que ahora con el embarazo me cuesta la vida levantarme por la noche y llevarle de vuelta a la cama. Pero creo que tu modo es el mejor de todos. Gracias por compartirlo 🙂

  2. me parece muy bien lo de negociar de todas las maneras antes de lo que piensas dejara de meterse en tu cama y lo echaras de menos
    suerte en la negociación

  3. que bueno!!! me encanta el juego!! Es un poco estilo la supernanny!
    suerte con la negociación y ya nos contarás porque si funciona yo también lo aplicaré cuando sea más grande 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s