Fiesta en casa, felicidades princesa

12 de mayo, aunque hace rato que ha amanecido, por casa todos siguen durmiendo. Hoy vamos un poco más tarde de lo normal, aunque es jueves nos hemos tomado el día libre porque la princesa de la casa cumple 1 añito.

¿Un añito? ¿De verdad? Parece que fue ayer cuando dudaba si estaba de parto o sufriendo una indigestión por abusar del batido de fresa. Y 365 días después tenemos a Alba, una locuela inquieta por seguir los pasos de su hermano que siempre tiene una sonrisa en el rostro, mientras que sus ojazos azules toman nota de todo lo que le rodea.

Albasonrisas

Sigue leyendo

Alba, 4 meses de puro amor

FullSizeRender

Dormilona, risueña y con los ojos del color del mar, eres el bebé más dulce del mundo. Llegaste a nuestras vidas hace solo 4 meses y ya no recuerdo como era el mundo sin ti. Sin tu olor, sin tus manitas que empiezan a atraparlo todo, sin tus sonrisas, sin las primeras carcajadas que se te escapan cuando Hugo juega contigo o cuando tu padre te hace cosquillas. Sin tus suspiros mientras duermes, sin el amor que desprende tu mirada, sin ti, mi niña. Sigue leyendo

Hermanos. Amor y sueños

Desde antes incluso de que nacieras siempre supe que quería darte un hermano, hermanita a ser posible. Siempre soñé con tener dos hijos y veros crecer juntos, descubriendo el mundo de la mano. Al igual que hicimos tu padre y yo con vuestros tíos. Todavía recuerdo como si fuera ayer cuando tu tío Javi me llevaba en moto para ver los animales del zoo desde la casa de campo o las noches de Reyes durmiendo juntos. 7 Sigue leyendo

Tiempo de vacaciones

Hace nueve meses comenzabas una nueva etapa: profe nueva, compañeros nuevos, clase nueva… Estrenabas uniforme, porque ya no ibas a clase de los pequeños, y estabas muy muy nervioso. Después de mil abrazos llenos de besos, te dejé en clase con una sonrisa en la cara pero con un poco de miedo en esos preciosos ojos que tienes. Sigue leyendo

Sonrisas y sueños… Hugo, Alba y la Luna

Hay lugares en el mundo que lejos de responder a unas coordenadas concretas están alojados en tu corazón. Pequeños paraísos que te hacen sentir en casa y que saben a risas, a noches de verano bajo las estrellas, a castañas asadas en la chimenea, a juegos en el arenero, a carreras de obstáculos en el césped, a caballos, a teatros improvisados, a sueños, a siestas eternas… Sigue leyendo

Cuatro en familia

Solo han pasado tres semanas desde que llegaste y ya no recuerdo cómo era la vida sin ti. Sin tus ronroneos, sin tus sonrisas mientras duermes, sin tu olor… Hugo y tú sois lo más importante de mi vida, el pilar que la sostiene y el motor que mueve mi mundo. Cuando hace 17 años conocí a vuestro padre me enamoré de él al instante pero jamás pude imaginar que juntos podríamos hacer algo tan maravilloso, le dais sentido a todo, incluso al aire que respiramos. Sigue leyendo

4 años soñando

1.460 días, 35.040 horas, 2.102.400 minutos… Hace ya cuatro años que llegaste a nuestra vida, para colmarla de sonrisas, sueños, magia y amor, sobre todo mucho amor. Cuando te tuve por primera entre mis brazos pensé que era imposible quererte más, pero me equivoqué, cada día me enamoro un poquito más de ti, de tu sonrisa, de tu lengua de trapo, de tus besos, de tu amor ciego e incondicional. Sigue leyendo

Instantes monstruosos

Esta tarde, al salir del trabajo, he ido a buscarte como siempre a casa de la abuela. En el camino solo podía pensar en llegar para poder abrazarte y ni siquiera me he acordado de que hoy venía a comer el tío Javi.

He abierto la puerta y ahí estabas, riendo y jugando con tu tío, regalándole tu mejor sonrisa, mientras la abuela os miraba ensimismada. Corrías tras tu pelota, recordabas entre carcajadas todo lo que habías hecho durante el día y, de nuevo, buscabas la mirada cómplice de tu tío.

Al veros juntos he sentido un pequeño escalofrío, desaprendíais tanta magia… No hay palabras para describir momentos así. Gracias a los dos por haberme regalado ese instante, me lo guardo.

Tu tio es una referencia esencial en mi vida. De pequeña me encantaba jugar con él, seguirle a todas partes y hacer todo lo que él hacía. Y hoy, de repente, eres tú, mi bebé, el que le sigue por la casa, con la misma ilusión que cuando yo era niña, porque tu tío desprendende una magia que enamora.

Hace unos días, en una entrevista, José Antonio Marina me recordó un proverbio que me encanta: Para criar a un niño hace falta la tribu entera… Y a partir de ahora, además de nuestra tribu particular, también nos echarán una mano los monstruos tan divertidos que te ha traido tu tío. Otro regalo para seguir soñando…

monstruos monstruos2